Consejos - Haga la elección correcta
home  Portada  >  Consejos  >  Glosario  >  La jerga explicada de la P a la V

La jerga explicada de la P a la V

P – R – S – – V

PCI (Poder calorífico inferior de los combustibles)
Es la cantidad total de calor desprendida por la combustión de una energía. Por ejemplo, la combustión de 1 litro de gasóleo o de 1 m3 de gas natural desprende alrededor de 10 kWh. Se puede, así, comparar el coste de las energías entre ellas : 1 m3 de gas natural = 1 l de gasóleo = 10 kWh de electricidad.

PCS (Poder calorífico superior)
Es igual a la suma del PCI y del calor latente del vapor de agua producido por la combustión. Haciendo condensar este vapor de agua, se recupera un suplemento de calor
(de 10 a 15 %).

Prioridad del agua caliente sanitaria
Una caldera con producción de agua caliente sanitaria está dotada generalmente de un dispositivo de prioridad del agua caliente sanitaria (a.c.s.): cuando hay una demanda de la sonda de a.c.s., el dispositivo de prioridad corta la bomba de calefacción y pone en marcha la bomba de carga del a.c.s. Toda la potencia de la caldera se dirige hacia el acumulador para recargarlo rápidamente. La capacidad del acumulador debe estar de acuerdo con la potencia de la caldera: para una caldera doméstica (de 18 a 40 kW), un acumulador de 130 a 150 litros permite un excelente confort. Una capacidad demasiado importante pedirá tiempos de recarga (por lo tanto, sin calefacción) bastante largos, en detrimento del confort.

 
 
Potencia
Cuando se habla de la potencia de una caldera (en Kilowatios), se trata de la potencia útil que se transmite efectivamente al agua de calefacción en el interior de la caldera. Las calderas domésticas ofrecen potencias comprendidas entre 10 y 50 kW. A partir de aquí, se trata de calderas de medianas o de grandes potencias destinadas al hábitat individual de alto standing o de superficie importante, al hábitat colectivo, edificios administrativos, escuelas, pequeños o medianos comercios.
 
Purgador
Una instalación con vaso de expansión debe llevar al menos un purgador, en general colocado en el punto más alto de la instalación que permita evacuar el aire. El purgador puede ser manual o automático.


 
P – R – S – T – V

Regulación
La regulación permite gestionar el funcionamiento de la caldera en función de las necesidades: gestión de la temperatura de la caldera en función de la temperatura exterior actuando sobre el quemador, programación semanal según 3 modos de funcionamiento (automático, confort permanente, periodo de vacaciones). Muy evolucionada, la regulación programable DIEMATIC es de fácil utilización y permite, gracias a su módulo movible, comandar la caldera a distancia.

 
 
Rechazos contaminantes
Son los residuos desprendidos por la combustión de los gases, esencialmente monóxido de carbono (CO), dióxido de carbono (CO2) y los óxidos de nitrógeno (NOx), implicados en la formación del efecto invernadero. Al consumir mucha menos energía y beneficiarse de mejores  condiciones de combustión, la caldera moderna emite tres veces menos de sustancias contaminantes que una caldera antigua.

 
 
Rendimiento (alto)
El rendimiento es la relación entre la energía consumida (potencia en suministro) y el resultado obtenido en término de calefacción (potencia útil). Un rendimiento del 100 % significa que el 100 % de la energía consumida se restituye bajo forma de calor. Los rendimientos de las calderas dependen de múltiples parámetros: la calidad de los materiales utilizados para el cuerpo de calefacción de la caldera, la concepción del quemador y la regulación. Las calderas modernas producen elevados rendimientos que oscilan entre el 92 %  y el 95 %; los valores suben a más del 100 % con las calderas de condensación.


 
 
P – R – S – T – V
 
 

Simple servicio (caldera)
Una caldera de simple servicio se utiliza generalmente sólo para la calefacción de los locales y no posee producción de agua caliente incorporada. Sin embargo, es posible añadirle un acumulador de acs independiente.

 
 
Suelo (caldera de)
La caldera de suelo o caldera de pie está posicionada en el suelo y generalmente unida a un sistema de producción de agua caliente sanitaria de gran calidad.
 

 
Sonda ambiente
La regulación modula la temperatura de la caldera en función de las informaciones que recibe de las distintas sondas y de las necesidades de confort programadas. Pero no puede controlar por ella misma el resultado, es decir, la temperatura ambiente. Una solución consiste en instalar sobre todos los radiadores un grifo termostático que limite la temperatura emitida por el radiador al cual equipa. Otra solución se obtiene mediante la instalación de una sonda de ambiente en una parte neutra de la casa, sin insolación, sin corrientes de aire y lejos de un radiador. Esta sonda está conectada a la regulación y la corrige en función de la temperatura ambiente real.

 
 
Sonda exterior
La regulación incorpora una sonda exterior que mide la temperatura exterior. Para cada variación climática, la regulación ajusta automáticamente la temperatura de calefacción.


 
 
P – R – S – T – V
 

Termo eléctrico
Un termo eléctrico es un aparato totalmente autónomo, que permite disociar las funciones de calefacción y de agua caliente sanitaria.

Termosifón
El agua caliente producida por la caldera se pone en movimiento por la diferencia de densidad. Este procedimiento solamente se utiliza en instalaciones que utilicen combustible sólido (carbón o madera).

 
 
Termostato de ambiente
Viene a completar la acción del termostato de la caldera, controlando la temperatura del local en el cual está colocado. Cuando la temperatura ambiente alcanza la temperatura de consigna al termostato ambiente, este último corta el quemador o el acelerador.

 
 
Termostato de caldera (o acuastato)
Un dispositivo de regulación tiene por misión gestionar el  funcionamiento de la caldera en función de las necesidades. Puede quedar reducido a un simple termostato colocado en la caldera. También puede utilizarse un  termostato ambiente que mide la temperatura de la habitación. Pero en las instalaciones modernas, cada vez se utiliza más una regulación automática, es decir, programable.


 
 
P – R – S – T – V
 
 

Válvula mezcladora
La función de una válvula mezcladora consiste en mezclar, en proporciones variables, el agua de ida de la calefacción con el agua de retorno:
    * bien sea para modular permanentemente la temperatura del agua enviada en el  cuerpo de calefacción a un nivel inferior  a la temperatura de la caldera (en las instalaciones de calefacción por suelo radiante, una válvula de 3 vías es también obligatoria para evitar dañar el piso con agua demasiado caliente)
    * bien sea para ayudar a mantener la temperatura del agua de retorno con el fin de evitar condensaciones en el interior de la caldera con riesgo de corrosión (ciertas calderas de acero deben funcionar también con una válvula mezcladora de 4 vías)
    * y también para convertir a los circuitos en totalmente autónomos y permitir para cada uno de ellos ajustes específicos (temperatura, programación).

 
 
Vaso de expansión
El agua se dilata  al calentarse. Por lo tanto es necesario colocar sobre el circuito un vaso capaz de absorber la dilatación. En las instalaciones con acelerador, el vaso de expansión es " cerrado " y contiene  aire o un gas separado del agua por una membrana. En las instalaciones en termosifón, el vaso de expansión colocado en el punto más alto es " abierto " al aire libre.